Sociedades – Modificar su forma jurídica

Sociedades – Modificar su forma jurídica

En determinadas ocasiones,necesario para una empresa adecuar su forma jurídica a sus nuevas necesidades. Las razones pueden ser muy variadas. El crecimiento de una empresa familiar, cuestiones de responsabilidad de los socios, nuevas necesidades de financiación… Tras todos estos posibles motivos hay un proceso que se conoce con el nombre de transformación. La transformación de una sociedad no es más que el cambio de su forma jurídica sin alterar su personalidad jurídica.

¿En qué consiste la transformación de una sociedad?

Se trata de una mutación a una estructura societaria distinta pero que todavía conserva su personalidad jurídica. Se recoge en el art. 3 de la Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles. Sin embargo, es un proceso poco sencillo que requiere de un gran número de formalidades y requisitos. Además, sólo puede realizarse a los tipos sociales contemplados por la mencionada Ley de Modificaciones Estructurales.

Antes de entrar en el proceso de transformación de una sociedad, cabe recalcar que no se trata de extinguir una sociedad y constituir otra, sino de un cambio de forma jurídica. Ante un cambio de forma jurídica, los socios tendrán el derecho tanto de oponerse como de separarse de la Sociedad. En caso de que no lo hagan, este cambio no afectará a la posición que tenían en la sociedad.

La transformación de una sociedad es un proceso complejo

En primer lugar, los socios deberán acordar este cambio en Junta de Socios debidamente convocada. Para ello, cuatro serán los documentos imprescindibles que deberán tenerse en cuenta:

  • Informes que justifiquen y expliquen los aspectos económicos y jurídicos de la transformación: los administradores proporcionarán los informes que detallan la justificación de esa transformación y cómo afectará, tanto a la sociedad como a los propios socios.

  • Balance de los seis meses anteriores a la fecha de la junta de socios.

  • Informe del auditor de cuentas sobre el balance presentado , en el caso de que la misma deba auditarse obligatoriamente.

  • Proyecto de los nuevos estatutos de la sociedad y otros pactos sociales, a excepción de los casos en los que el acuerdo de transformación sea aceptado por unanimidad.

El acuerdo será adoptado con las mayorías que estén pactadas en los estatutos de la sociedad, o bien en los que contemple la Ley. Cabe mencionar que, atendiendo a la Ley de Modificaciones Estructurales, no podrá transformarse siempre que se haya comenzado un proceso de distribución de patrimonio entre socios.

El acuerdo al que se llegue en la junta de accionistas deberá ser inscrito en el Boletín del Registro Mercantil (BORME) de forma pública, además de un diario de amplia tirada de la provincia del domicilio social, salvo en contadas excepciones que contempla la Ley 3/2009.

Además, deberá ser elevado a escritura pública en el Registro Mercantil, aportando las menciones legales y normativas exigidas y notificar la situación patrimonial de la transformación, siendo estas:

  • La constitución de la sociedad con la forma jurídica adoptada,

  • La relación de accionistas que se hayan servido de su derecho de separación y qué parte del capital representan.

  • Relación de acciones o participaciones correspondientes a cada uno de los socios de la sociedad transformada.

Se dispondrá del plazo máximo de un mes para presentar la escritura en el Registro y no será efectiva hasta que se realice la inscripción.

La transformación más común suele ser el paso de una Sociedad Anónima a una Sociedad Limitada y viceversa, pero los supuestos posibles son los siguientes:

  • Transformación de una Sociedad Anónima en Sociedad Limitada y viceversa.

  • Transformación de una sociedad Capitalista (S.A. O S.L.) en Sociedad Personalista (colectiva, comanditaria o Agrupación de Interés Económico (AIE) y viceversa.

  • Transformación de una Sociedad Civil en Sociedad Mercantil.

  • Transformación de Cooperativa en Cooperativa Europea y viceversa.

Como se puede observar, la Ley de modificaciones estructurales contempla los supuestos más comunes, pero no todas las transformaciones son posibles. De hecho, en caso de querer mutar a un tipo social no contemplada por la Ley, deberá disolverse la Sociedad para constituir la nueva con la estructura deseada. En caso de estar considerando la transformación de una sociedad, la opción más recomendable siempre será ponerse en contacto con www.gicconsulting.net  para que analice la situación y valore qué es lo mejor para la sociedad y para sus socios.

¿Por qué pasar de una sociedad limitada a una sociedad anónima?

La sociedad limitada suele ser más personal, más familiar si se quiere, con un número reducido de socios. Es una sociedad que no le da mucha importancia a los aspectos formales porque existe una alta interrelación entre los socios que la integran. Sin embargo, por regla general, las anónimas tienen un número de socios mayor, no existe tanta confianza en los socios que confían más en las reglas de control que las leyes imponen a las sociedades de capital y en mayor medida a las anónimas. Por eso es fácil que una sociedad empiece siendo limitada pasando posteriormente a anónima por el aumento de su cifra de negocios o por el mayor número de socios o simplemente, y en ocasiones, por cuestión de imagen.

¿Por qué pasar de una sociedad anónima a una limitada?

Pues precisamente por lo contrario de lo antes apuntado. Porque el número de socios desciende, o porque las obligaciones formales de una anónima se estiman excesivas y se quieren reducir. Básicamente esas son las razones principales: cuando no tiene sentido someterse a unas obligaciones formales que no aportan valor añadido a las relaciones entre socios.

Si desea nuestros servicios de asesoría y consultoría empresarial, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de info@grupgestio.net o en nuestra página web.

GrupGestio – Area Fiscal Tributaria

Modificar las bases imponibles !!! Requisitos

Modificar las bases imponibles !!! Requisitos

Para contestar esta pregunta, en primer lugar, tenemos que hablar sobre la base imponible del impuesto. Las transacciones económicas están sometidas a la aplicación de impuestos como el IVA o el IRPF en el caso de autónomos y profesionales. En una factura, la base imponible indica la cantidad sobre la que se deben calcular esos impuestos. El resultado de ese cálculo es lo que se conoce como cuota tributaria y se le suma esta cantidad a la base imponible indicando el importe final.

Condiciones para modificarla

¿Puede reducirse esta base imponible? En efecto, es así, siempre y cuando los créditos de las cuotas en las operaciones sean total o parcialmente incobrables. ¿Cuándo lo son? Debe cumplirse este hecho cuando el crédito reúna cuatro condiciones.

1. Que haya transcurrido un año de la retribución del impuesto sin haber obtenido el cobro o parte del crédito del mismo. Si el titular del derecho del crédito es una PYME, el plazo pasará a ser de seis meses.

2. La acción queda reflejada en los libros de registros exigidos para este impuesto.

3. El destinatario de la factura debe actuar en posición de empresario o profesional o que la base imponible sea superior a 300 euros.

4. Que, según el artículo 80 de la Ley del IVA, los clientes sean morosos con deudas reclamadas al deudor de forma judicial o por requerimiento notarial. Asimismo, también se dará el caso cuando los clientes morosos estén en situación de concurso de acreedores, es decir, en suspensión de pagos o quiebra, existiendo un auto judicial de declaración de concurso.

¿Cuándo se tiene que solicitar esta modificación de la base imponible? Debería efectuarse en el plazo de los tres meses siguientes a la finalización del plazo de un año.

Sin cambios en la base

Después de ver todas las opciones en las que variará esta base, tendremos que ver cuáles son los casos en los que no se podrá proceder con la alteración de la base imponible.

1. Cuando los créditos tengan garantía real y estén afianzados por entidades de crédito o, bien, estén cubiertos por un contrato de seguro de crédito. Ocurre lo mismo con personas vinculadas a efectos del IVA.

2. Si existe un auto de declaración de concurso y que la tributación del impuesto se produzca con anterioridad a este auto.

Si necesitas más información sobre la base imponible del IVA y quieres seguir el proceso, aquí encontrarás todo lo necesario.

Consultanos

GrupGestio – Area Tributaria Fiscal

Las Inpecciones Tributarias – Un dolor de cabeza

Las Inpecciones Tributarias – Un dolor de cabeza

Las inspecciones en las compañías son un auténtico quebradero de cabeza en relación a la documentación a presentar. En este ámbito, deberá ponerse a disposición del personal inspector la siguiente documentación tributaria, según el apartado 3 del artículo 171.

a) Declaraciones, autoliquidaciones, comunicaciones de datos o solicitudes presentadas por los obligados tributarios relativas a cualquier tributo.

b) Contabilidad de los obligados tributarios, que comprenderá tanto los registros y soportes contables como las hojas previas o accesorias que amparen o justifiquen las anotaciones contables.

c) Libros registro establecidos por las normas tributarias.

d) Facturas, justificantes y documentos sustitutivos que deban emitir o conservar los obligados tributarios.

e) Documentos, datos, informes, antecedentes y cualquier otro documento con trascendencia tributaria.

En caso de no facilitar con la inmediatez que se presenta el inspector la documentación tributaria y obligatoria de los datos, la Administración Tributaria concede con carácter general un plazo de diez días hábiles. Estos empiezan a contar a partir del día siguiente.

Y, por su parte, el plazo para la contestación a las reiteraciones de los requerimientos de información que no obtenga de forma inmediata la Administración Tributaria, será con carácter general de cinco días hábiles.

Cuando las empresas, mediante medios electrónicos con las Administraciones Públicas, aporten la documentación, directamente podrá ser admitida por dicho órgano con el objeto de lograr la eficacia de la actuación administrativa. En caso de admitirse, el obligado tributario estaría en su derecho de no remitir tales documentos por medios electrónicos.

Como Asesoría Fiscal en Madrid, queremos ayudar a las pymes de medio y gran tamaño, a grandes empresas y grupos empresariales en crecimiento con temas contables, fiscales, laborales, tributarios y mercantiles. Consultanos sin compromiso

GrupGestio – Area Tributaria Fiscal

Operaciones Triangulares

Operaciones Triangulares

Las operaciones triangulares son aquellas acciones de compra-venta que se realizan entre tres empresas que se encuentran ubicadas en distintos países. Por norma general, hay una empresa intermediaria que compra a un fabricante o proveedor un producto para vendérselo a una tercera empresa, el comprador final, transportando directamente el producto desde el país del fabricante hasta el país del comprador final.

Antes de seguir, te recomendamos que leas los siguientes artículos:

  • ¿Cuáles es la diferencia entre las actividades que no están sujetas a IVA y aquellas que están exentas?
  • ¿Cuáles son las actividades que están exentas de pagar IVA?

Ahora sí, podemos continuar con las operaciones triangulares.

¿Qué son las operaciones triangulares y cómo afectan a nivel de tributación?

Es importante distinguir una operación triangular de una operación de comisión. Las operaciones de comisión son aquellas en las que es la empresa fabricante la que realiza la operación sin que la intermediaria actúe en nombre propio, a cambio de un porcentaje o una cantidad fija pactada.

La operación triangular, tanto para el fabricante como para el comprador final, se trata de una operación corriente de compraventa sin implicaciones fiscales adicionales. Es para el intermediario para quien la denominación de operación triangular afectará en su tributación.

Cuando se traspasan las fronteras de la Comunidad Económica Europea, las operaciones son más complejas y se debe tener en cuenta cómo afectará en los impuestos cada una de las operaciones.

Imaginémonos que un intermediario español compra un producto en Italia destinado a la venta a un cliente ubicado en Francia. Se trata de una operación triangular entre tres países de la unión europea. Gracias a la intermediación de la empresa española, el producto será enviado desde Italia hasta Francia sin pasar por España, reduciendo el transporte a esos dos únicos países. Hay una única operación intracomunitaria sujeta (aquella que se realiza entre el fabricante y el destinatario final) pero en la que está metido el intermediario español.

¿Dónde debe tributarse la operación, en el país de destino, en el país del intermediario o en el país fabricante?

En primer lugar, debemos saber que los impuestos dependerán del tipo de operación triangular, ya que no siempre se tratará de operaciones entre países europeos, sino que el producto puede haber sido comprado fuera de Europa y vendido en Europa o incluso ser comprado y vendido fuera de Europa mediante el intermediario español.

Tipos de operaciones triangulares:

  • Intracomunitarias: las tres empresas tienen sede social en países miembros de la Unión Europea (UE).
  • Extracomunitarias mixtas: la empresa intermediaria y una de las dos empresas restantes forman parte de la Unión Europea mientras que la tercera empresa pertenece a un país fuera de la Unión Europea.
  • Extracomunitarias puras: sólo el intermediario forma parte de la Unión Europea y el resto de empresas tienen su sede social fuera de la Comunidad Económica Europea.

La fiscalidad en las operaciones triangulares intracomunitarias:

En la primera fase, la compra del intermediario al fabricante, ambos miembros de la Unión Europea, se trata de una adquisición intracomunitaria exenta, que no se verá obligada a declararse en los modelos 349 ni 303, recibiendo una factura sin IVA que se contabilizará por el total.

Sin embargo, la venta al comprador final se considerará una entrega intracomunitaria, debiendo declararse en el modelo 303 y en el 349, haciendo constar la clave T correspondiente a las operaciones triangulares. La factura emitida no llevará IVA, haciendo constar que el sujeto pasivo del impuesto es el destinatario.

La fiscalidad en las operaciones triangulares extracomunitarias mixtas:

Las operaciones extracomunitarias mixtas pueden ser de dos tipos: o bien la empresa fabricante o bien la empresa compradora será residente no europeo. Por tanto, pueden darse dos situaciones:

Cuando es el comprador final quien es miembro de la Unión Europea y es el fabricante quien se encuentra en un país tercero, la compra se considera una importación en el Estado miembro de destino del producto, por lo que no estaría sujeta al IVA español y no debería declararse en España. La factura, sin IVA, se contabilizaría por el total, añadiéndole el impuesto al que se deba hacer frente en el país de destino según se haya pactado el gasto en la aduana de entrada.

En la segunda fase, la venta al comprador final, se considerará que la operación se localiza en el Estado en el que se efectúa la entrega, por lo que deberá darse de alta en la Hacienda del país de destino (generalmente mediante un representante fiscal) y emitir la factura con el IVA correspondiente del país del comprador final. De ese modo, el comprador final rendirá cuentas a la Hacienda Pública de su país.

Cuando se da la situación contraria y es el fabricante quien es miembro de la Comunidad Económica Europea, la compra al fabricante está exenta de IVA y no debe declararse en el modelo 303 ni el 349, emitiendo una factura sin IVA con el importe total.

Es en la venta cuando se debe declarar el modelo 303 y el modelo 390, pese a que se trate de una exportación exenta de IVA. Se emite una factura sin IVA que se contabiliza por el importe total una vez restados los impuestos a los que se deba hacer frente en el país destino y gastos de aduana.

La fiscalidad en las operaciones triangulares puras:

Cuando un intermediario de la Unión Europea compra y vende un producto entre países ajenos a la Unión Europea, la compra no se considera una importación pues no implica un transporte a España ni está sujeta a IVA al estar localizada en un país extranjero. La factura que se recibe será sin IVA, a la que se debería sumar gastos o impuestos que se deban hacer frente atendiendo a la legislación propia del país fabricante.

A la hora de la venta, tampoco estará sujeta a IVA al no estar localizada en España, por lo que la factura no declarada se emitirá sin IVA y se contabilizará una vez se haya restado el impuesto al que se haya tenido que hacer frente en el país de destino si debemos hacernos cargo del despacho en la aduana de entrada.

GrupGestio – Departamento Tributario Fiscal

La proliferación de los llamados “falsos autónomos”, que esconden una relación laboral de fraude de ley. Bajo apariencia legal de una prestación por cuenta propia, existe una verdadera relación laboral.

Esto puede aclarar un poco más de que se trata :

Habría que empezar preguntándose por qué las empresas acuden a ciertas fórmulas ilegales de contratación. A priori, se supone que lo hacen para un aparente abaratamiento de los costes sociales y por la ignorancia por parte de las compañías de los riesgos y consecuencias que puedan derivar de las contrataciones.

Pero, ¿qué puede suponer el contrato de un “falso autónomo”? Por una parte, supondría la mercantilización de una prestación, de forma que no solo se abaratará el coste salarial al huir del convenio colectivo, sino que se reduce o elimina el coste de seguridad social. Esto ocurre porque el propio “autónomo” asume el propio coste de seguridad.

Además, existe otra razón que lleva a las empresas a contratar a estas personas y no es otra que la ignorancia de las consecuencias que conlleva que esa relación autónoma acabe siendo declarada por los juzgados como laboral.

¿Qué ocurriría si se lleva a cabo esta declaración? Podría acarrear unas determinadas consecuencias para las empresas. Algunas de ellas son:

La obligación de liquidar las cuotas de Seguridad Social en base a lo que realmente corresponda.
Recargo de prestaciones o alguna responsabilidad civil a causa de un eventual accidente de trabajo, dándole asunción directa a la empresa.
Liquidación de diferencias salariales.
Sanciones administrativas sin descartar acciones penales por un delito contra los trabajadores.

Son muchos los pronunciamientos del Tribunal Supremo sobre la existencia de relación laboral en supuestos de falsos autónomos.

Consultanos din compromiso www.gicconsulting.net.

GrupGestio.net – Area Fiscal

Reclamación por Prestación Exenta de Tributración en el IRPF

Reclamación por Prestación Exenta de Tributración en el IRPF

Los contribuyentes que hubieran percibido estas prestaciones en los años 2014, 2015, 2016 y 2017 podrán solicitar la rectificación de la declaración de IRPF en la que hubiesen incluido tales rentas, y obtener la correspondiente devolución de ingresos indebidos y, asimismo, los intereses de demora.

Queremos informarles de que en una reciente sentencia de 3 de octubre, el Tribunal Supremo se pronuncia y confirma que las prestaciones concedidas por la Administración, generalmente Seguridad Social, en caso de maternidad, adopción, acogimiento o hijo a cargo están exentas de IRPF, un criterio completamente opuesto al que viene aplicando Hacienda y el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) y que ha llevado a la resolución del Supremo a favor de la prestaciones por maternidad exentas en la Renta.

El Tribunal Supremo ha estimado que no solo las prestaciones por maternidad concedidas por las autonomías o administraciones locales son rentas de exentas, tal y como indica el artículo 7.h) de la Ley de IRPF, sino que este criterio se extiende a toda las Administración con independencia de su territorialidad.

Atención.  La  exención   que  se  establece en la Ley del IRPF  comprende la prestación   de maternidad y no sólo las de nacimiento,  parto  múltiple,  adopción  e hijo a cargo, pues  se refiere expresamente  a la prestación  por  maternidad  y no parece pretender  que su alcance se limite a las concedidas por  las comunidades  autónomas o entidades  locales,  sino  que trata de establecer  la exención de todas las prestaciones  por  maternidad,  sin distinción  del órgano público del que se perciban.

Devolución con carácter retroactivo del IRPF de la prestación por maternidad

Hacienda se ve obligada a cambiar el criterio conforme a lo indicado por el Tribunal Supremo y resolver las reclamaciones que estuvieran en curso con anterioridad al anuncio de dicha sentencia (3 de octubre de 32018). Además, los contribuyentes afectados podrán reclamar la devolución del IRPF  de las prestaciones por maternidad desde 2014 y en adelante (las que no estén prescriptas por el plazo de 4 años).

Por tanto, consideramos que, en general, aquellos contribuyentes que hayan tributado en su Renta por estas prestaciones, de 2014 a 2017, ambos inclusive, pueden solicitar la rectificación de la autoliquidación o autoliquidaciones y obtener la correspondiente devolución de ingresos indebidos y, asimismo, los intereses de demora. El plazo para solicitar la de 2014 expiraría el 30 de junio de 2019. No podrán solicitar la devolución las que tengan liquidaciones firmes.

La Agencia Tributaria se encuentra ultimando el procedimiento a seguir que se dará a conocer de manera oficial en los próximos días, con la intención de habilitar un formulario específico de solicitud para las reclamaciones de los años 2014 a 2017.

Informese sinb compromiso en info@grupgestio.net

GrupGestio – Departamento Fiscal